Compromiso, Embajadores de Marca e Intraemprendedores


De un tiempo a esta parte, he descubierto algo que no sabía. Y es que, estoy fascinada con la potencia que tiene el compromiso aplicado a las organizaciones. Lo reconozco, es un tema que me apasiona. Y en concreto, el modelo de compromiso que hemos desarrollado tatum conjuntamente con la Universidad Complutense de Madrid.

En esta ocasión, planteo un enfoque que vincula el compromiso con la existencia de aspectos menos frecuentes como son los  embajadores de la marca, los intraemprendedores, y el impacto tremendamente positivo que ello tiene sobre la cultura corporativa.

Carlos Ghosn, Presidente de Nissan apuntaba una frase con la que no puedo estar más de acuerdo y es que "No hay ninguna marca fuerte en el mundo que no lo sea primero en las mentes y corazones de la gente que trabaja en la compañía".

Antaño el empleo se concebía como fuerza de trabajo. A día de hoy, son las ideas las que generan riqueza y valor añadido. En un contexto tan complicado como el que vivimos, yo añadiría que además de las ideas, es la actitud, los valores y la coherencia personal, lo que marca la diferencia entre las personas, y por tanto de las organizaciones.

Es importante tener en cuenta que la percepción que nuestros profesionales tienen hoy, dependen de las decisiones que nuestros jefes hicieron ayer, antes de ayer y el día de antes. Es de todos sabido que la coherencia, como la confianza, cuesta mucho construirla y muy poco destruirla. Una manera de gestionar esto, es trabajar una cultura consecuente con los valores empresariales. Porque no solo fomenta  el orgullo de pertenencia a la compañía, sino que además, bien gestionado genera una figura imprescindible, la de los embajadores de marca.

Los embajadores de marca, son aquellas personas que poseen un compromiso afectivo con la compañía muy potente.  Y este compromiso les lleva querer involucrarse voluntariamente en iniciativas aparentemente no relacionadas con el rol que realizan. Son personas con afán por aportar valor, con un toque de pasión e ilusión extra que hacen que todo lo que abarcan este impregnado por un halo de energía positiva, pasión por aprender, mejorar e innovar. Las personas comprometidas, al igual que los embajadores de marca, acostumbran a dar más de lo esperado, en beneficio de la organización. Ello hace que jueguen un papel importante a la hora de fomentan el intraemprendimiento.

El intraemprendimiento, es una tendencia a la que muchas organizaciones aspiran y es que los propios empleados, movidos por esa pasión por la marca, por su compromiso con ella, emprenden nuevos proyectos que mejoran no solo los procesos, los servicios, los productos existentes…  sino también las relaciones interpersonales de la organización, contribuyendo a generar un ambiente favorable a gestionar cambios y donde además resulta más agradable trabajar.

En compañías con un estilo de liderazgo muy jerárquico, donde existe un micro management muy marcado, sus managers o incluso sus directivos tienen poca capacidad de decisión. Son culturas, donde la opinión del de arriba prevalece sobre el resto y resulta muy complicado, por no decir imposible que afloren opiniones diferentes y personas con el perfil de embajador de marca y mucho menos, intraemprendedores, porque lo más normal, es que esas personas sean vistas como una amenaza directa a esa cultura de la compañía.

Gestionando adecuadamente el compromiso, podemos transformar la organización hacia una organización consistente con los valores, la cultura, el estilo que se predica y las políticas que se aplican. En definitiva, trabajando el compromiso desde este nuevo enfoque que proponemos, conseguiremos una organización positiva, con personas y líderes positivos que aporten valor a la cultura, a la marca y a la sociedad. 

0 comentarios:

Publicar un comentario