¿Cómo puedo transformar mi organización a través de la función de RRHH?



Vivimos en constante evolución y cambio, es verdad. En el 535 a.C Eraclito sostenía “Nada es permanente a excepción del cambio”. A día de hoy, cambia el entorno, cambian las situaciones, cambiamos las personas, cambian los clientes, cambia la competencia. Vivimos en constante evolución porque el cambio se retroalimenta día a día.  Y más, en un entorno donde las nuevas tecnologías nos hacen movernos a la velocidad del rayo porque la información es inmediata y viral. Charles Darwin, afirmaba que No será el más fuerte, ni el más inteligente el que sobrevivirá, será el que tenga la capacidad de adaptarse con agilidad al cambio

Pero, también es cierto que en los momentos complicados como el que estamos viendo, y tras 5 años de crisis oficial, necesitamos reinventarnos, ser agiles, innovadores, creativos porque solo cuando nos lo jugamos todo a una baza, la velocidad del cambio se acentúa. La supervivencia está en juego, y necesitamos remar todos en la misma dirección porque sólo las empresas capaces de alinear sus estrategias, sus equipos y sus procesos comerciales al nuevo escenario, conseguirán el ansiado éxito. Ya lo apuntaba  John Fitzgerald Kennedy cuando decía que “cualquiera que sólo mire al pasado o al presente, se perderá el futuro” y más allá fue Sender Johnson afirmando “Si tú eres quien provoca el cambio, ya nada te asustará”.

Sin embargo esto de cambiar, por lo general se lo aplicamos a otros, porque con uno mismo normalmente esto, no va. A modo de anécdota, comentar lo que suele pasar en estos casos. Y  es que en la apuesta por hacer las cosas de una manera diferente, salir de la caja e innovar, se plantean proyectos muy en la línea con el objetivo estratégico focalizado en el cambio. Hasta ahí todo va bien. El problema surge cuando los que finalmente toman la decisión de qué camino seguir, se preguntan ¿dónde está funcionando este enfoque? Y ahí es donde toda la estrategia se va al traste pues si realmente quieres o necesitas cambiar, serás el primero en probar, en innovar, en vivir la experiencia y en crear tendencia. Albert Einstein también atisbaba que “para alcanzar algo que nunca has tenido, tendrás que hacer algo que nunca hiciste”. Y tenía razón. En el mundo de los negocios habría que destacar a Edwin Catmull (Cofundador de Pixar, junto con Steve Jobs y Ed Lasseter) cuando afirmaba que “Las cosas van a salir mal cuando eres el primero en hacer algo nuevo. No debemos tener miedo. Simplemente hay que encontrar formas de manejarlo.” 

Cómo estamos en un entorno dedicado a la Gestión de Personas, la pregunta más inmediata seria “¿Cómo puedo transformar mi organización a través de la función de RRHH?” En este punto es donde tatum aporta un enfoque diferencial:

- Cambiando el enfoque, plantear una alternativa diferente. Esto utilizando la metodología adecuada resulta sencillo. El Design Thinking o Pensamiento de Diseño, es una práctica cada día más habitual dentro de las grandes empresas. Y trata de adaptar el negocio o la estrategia de la empresa a las necesidades de sus usuarios o clientes. Para ello enfrenta los problemas de gestión o de desarrollo de negocio desde el mismo enfoque en el que un diseñador enfrenta y resuelve problemas de diseño creativo.

- Apostando por que la estrategia de negocio sea conocida, entendida e implementada por las personas que lideran la compañía. Ello requiere un compromiso potente en capacitar a los Directivos, Gerentes y Mandos para que estos sean capaces de desplegar la estrategia de negocio, de una manera homogénea en toda la organización. Y orientar a la compañía con el rumbo que demanda el mercado.

- Dominando herramientas de medición rigurosas que permitan infundir ciencia al modelo de trabajo. Habrá que modelizar el cambio, fasearlo e involucrar a las personas clave en el para su venta interna. A continuación necesitamos una fase intensiva en tiempo para acompañar en el cambio diario para conseguir la implementación del modelo. Y en cualquier caso, lo aconsejable es que este punto esté en constante evolución generando mediciones periódicas que permitan poner estas herramientas al servicio de la estrategia de negocio.

- Potenciando la motivación de nuestra gente a través de modelos que fortalezcan los vínculos del compromiso emocional de las personas. En este sentido, el modelo desarrollado por tatum con la Universidad Complutense de Madrid, identifica perfectamente los vínculos a reforzar para aumentar comportamientos comprometidos en los colectivos claves.

- Liderando desde el ejemplo para ser capaces de implantar una cultura empresarial, unos valores y un estilo directivo coherente en el tiempo y creíble por todas las personas que componen la organización. Porque en los momentos difíciles, como el que vivimos, solo cuando todos nos orientamos en la misma dirección, hacemos posible la consecución de los objetivos de negocio.

Para trabajar en este tipo de proyectos, se requiere en la misma medida del conocimiento experto, como de un equipo de trabajo multidisciplinar en el que haya involucradas personas con conocimientos de Marketing, gestión de Personas, Research, Tecnología y Comercial…. experiencia y saber hacer. Todo esto, aderezado con mucha ilusión y pasión por lo que hacemos, es el valor añadido que tatum pone a disposición de aquellas compañías que quieran liderar el cambio con garantías de éxito.

0 comentarios:

Publicar un comentario