Día Internacional de la Discapacidad: Una gran asignatura pendiente



Hoy 3 de diciembre es el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, este día está dedicado al derecho de las personas con discapacidad a tener un trabajo decente, en condiciones de igualdad con los demás.

En España existe la LISMI (Ley de Integración Social del Minusválido), según la cual las empresas de más de 50 empleados tienen la obligación de que un 2% de su plantilla sean personas con discapacidad. Lo más habitual es que no se llegue a cumplir con este porcentaje por lo que las empresas hacen uso de las llamadas medidas alternativas mediante la compra de productos, o contratación de servicios, a Centros Especiales de Empleo o realizan donaciones a Fundaciones de utilidad pública.

Si analizamos cada una de estas tres posibilidades vemos que con respecto a la contratación directa el énfasis se pone, como es lógico, en el acceso de las personas con discapacidad a un puesto de trabajo y la mayoría de los esfuerzos van en esta dirección. Sin embargo, la experiencia nos muestra que la simple incorporación no logra una correcta integración laboral de la persona con discapacidad

Por ello las empresas no deberían limitarse a la mera incorporación, sino que deberían procurar la normalización, es decir procurar la verdadera integración laboral de la persona con discapacidad diseñando una estrategia que tenga por objetivo la transformación de la mentalidad de la organización en la que la normalización de la persona con discapacidad sea el objetivo.

Algunas cuestiones a realizar podrían ser: definir una política de selección acorde con la incorporación de personas con discapacidad, formar a los empleados y mandos en como relacionarse con un compañero o un cliente con discapacidad, mostrar a la plantilla la sensibilidad de la empresa hacia las personas con discapacidad como forma de que empleados propios reconozcan alguna discapacidad sobrevenida, hacer las instalaciones accesibles de verdad pensando no solo en sus trabajadores sino también en sus clientes con discapacidad, hacer extensible el compromiso a todos los proveedores exigiendo el cumplimiento de la LISMI y primando su cumplimiento por medio de la contratación directa,…

Con respecto a los CEE en la actualidad se dan distintos modelos de gestión, unos están más orientados a un modelo asistencial mientras que otros se orientan a un modelo productivo. Es necesario lograr que un CEE sea un proyecto empresarial sólido y con garantías de permanencia en el tiempo por lo que debería buscarse que se gestionen de una forma eficaz que les permita ser una organización rentable sin necesidad de depender de ayudas oficiales. Desde las empresas también se debería ser más riguroso en la selección de un CEE, igual que se hace con el resto de proveedores.

Las donaciones o patrocinio deberían buscar un retorno para la propia empresa ejecutando esa donación con la realización de proyectos como los mencionados anteriormente, implicando a sus trabajadores mediante proyectos de voluntariado corporativo o apoyando a aquellos emprendedores sociales que a través de su actividad aporten valor a la sociedad en el campo de la integración de las personas con discapacidad.

Como veis todavía hay muchas cosas por hacer y es necesario que estén integradas en la estrategia  de la organización, no solo del departamento de Recursos Humanos o de RSC, para lograr el objetivo que recordamos en este día internacional. 

Pero si queréis empezar con una pequeña acción os propongo que os suméis a la iniciativa Map4All de la Fundación Equipara, una aplicación para iPhone y iPad cuyo objetivo es que entre todos consigamos ofrecer información sobre el mayor número de puntos de interés (establecimientos de restauración, hostelería, entidades financieras, espectáculos, salud, transporte,…) y su nivel de accesibilidad.

Pon tu granito de arena para hacer de tu ciudad un lugar más abierto a todos.

0 comentarios:

Publicar un comentario