¿Deseas de verdad aumentar tu productividad profesional y personal?



Todos o la gran mayoría de nosotros hemos realizado cursos o programas de mejora y gestión del tiempo para poder aumentar nuestro rendimiento o como mínimo para rebajar esa carga de ansiedad o estrés que padecemos más o menos debido a nuestro entorno y responsabilidades.

La mayoría hemos usado el cuadrante de ordenar las tareas según su importancia e urgencia, dividiendola habitualmente en ;A  IMPORTANTE Y URGENTES, ;B IMPORTANTES, NO URGENTES, C URGENTE NO IMPORTANTE y por ultimo D NO IMPORTANTE, NO URGENTE.

Pero no nos enseñaron una metodología para actualizar de forma racional y sistemática esas tareas que además solo solían ser tareas  profesionales, con lo cual no nos las quitábamos de la cabeza, ni las profesionales ni  nuestros compromisos personales.

¿Podemos mejorar realmente nuestra productividad profesional, y vivir “más felizmente” si se me permite la expresión?.  La respuesta es SI y además debiéramos.

Antes querido lector, déjame hacerte una reflexión; si no logramos quitarnos, vaciar nuestra mente de todas aquellas tareas que tenemos pendientes de realizar, estamos realizando tareas, una detrás de otra y descubrimos que constantemente estamos pensando en otros asuntos, en compromisos profesionales o particulares que de forma segura nos está quitando fuerzas, tiempo, distracciones y por tanto falta de productividad en lo que justamente deberíamos de realizar en exclusiva,  en ese concreto momento.

Para ello, existe una metodología que lleva introducida más de 10 años en EEUU y muy poco tiempo en nuestro país llamada GTD "Getting Things Done" es el innovador método desarrollado por David Allen en el año 2000, traducido ya a 30 idiomas, con millones de usuarios en todo el mundo y, que está marcando tendencia en el campo de la productividad personal.


La psicología de GTD se basa en hacer fácil la captura, procesado, organización y revisión de toda la información relacionada con las cosas que necesitas hacer.

Allen sugiere que muchos de los bloqueos mentales en los que nos encontramos a la hora de completar ciertas tareas, y el estrés que a menudo experimentamos asociado a ello, vienen dados por una definición insuficiente de cuál es el resultado deseado. Según Allen, es más práctico reflexionar sobre las cosas la primera vez que nos encontramos con ellas, decidiendo qué hacer, con qué herramientas y en qué circunstancias, de modo que no haya que pensar nuevamente en ello durante su realización.

¿Cuanto se puede mejorar la productividad? Aquellos que llevan tiempo usándolo, indican entre un 30-40%. Yo que llevo empleándolo pocos meses, me doy por satisfecho, sin ser capaz de hacer una medición, tan solo por hacer cada cosa en su momento, (salvo interrucpciones que inevitablemente se producen), pero con la seguridad de que no debo de mantener tareas o compromisos en mi mente, porque tengo un método seguro, fiable, y este donde este, listo para consultar, merece especialmente la pena.

En Tatum venimos implantando esta Metodología de GTD a Organizaciones y Empresas de todos los Tamaños y Sectores con éxito, que evidentemente tiene que ver con el propio interés real de mejora de cada participante.

No tienes curiosidad por averiguar más?   Consúltanos, hazlo ya. www.tatum.eswww.tatum.es

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen artículo. Pero creo que para aumentar la productividad empresarial o la productividad personal hay que tener en cuenta muchos otros factores

Publicar un comentario