Hablemos de liderazgo



Lideres; Siempre han hecho falta, pero hoy más que nunca los precisamos y buenos en nuestras organizaciones. Siempre hemos tenido lideres en nuestras organizaciones, pero en muchos casos estos líderes eran impuestos. Y con mayor o menor medida se les respetaba, en algunos casos se les temía.

Hoy no nos podemos permitir bajo ningún concepto, con la competitividad que existe en el mercado, que en nuestras organizaciones se ejerza un liderazgo sea por poder.

Necesitamos de líderes que comprendan lo que nuestras organizaciones precisan, especialmente para lograr al máximo que los seguidores lo hagan basado en el nuevo estilo de Liderazgo, ya que se puede liderar por Autoritas o por contra liderar por Potestas.

El líder Autoritas, ejercita un estilo de autoridad ganada con ejemplaridad, que hace que las personas a su alrededor confíen en él y por tanto den más de sí mismo por saber que están bien guiados. Le siguen, admiran y desean emularlo.

El líder Potestas, ejerce su liderazgo por poder, por el cargo que ocupa en el organigrama o lo que dice su tarjeta de visita profesional, no le importa realmente que sus seguidores lo hagan por que deben tan solo que obedecer. Le obedecen, pero no le tienen respeto, a sus espaldas es criticado.

Por ello, tal como dice Javier Fernando Aguado, necesitamos en nuestras organizaciones líderes que hablen el nuevo lenguaje del liderazgo actual, el que necesitamos para desenvolvernos en esta nueva situación que vivimos.

Cuando deseamos ir a un país con diferente idioma, lo primero que aprendemos a decir es “Buenos días”, “por favor” y “gracias”.Pues el nuevo lenguaje de liderazgo tiene muchas palabras clave que hay que dominar y ejercitar. 

El líder debe de ser el primero en dar ejemplo, en cumplir, en enseñar, en ocuparse de las  personas que tiene a su cargo, en acompañar, en confiar, en delegar, en generar compromisos.

El líder debe de ser completamente ético, justo, razonable, previsible y actuar bajo esas   premisas, si perdemos el respeto de las personas, no ejercemos correctamente el liderazgo tan necesario. El líder ético no prejuzga, es transparente, equitativo honrado, leal y cumple con lo que se compromete.

El líder tiene que ser optimista. En la situación que nos desenvolvemos, es lógico que la incertidumbre, la precariedad, la inseguridad y otros factores hagan que vivamos en unambiente de preocupación. 

El líder debe de saber y mantener una constante actitud positiva, de seguridad, de control e inculcar ese mismo estilo al resto de colaboradores para que estos le emulen, no puede haber organizaciones  apáticas.

Pues bien este el nuevo lenguaje del Liderazgo Autoritas;  Autoexigencia, Ética y Optimismo, y como en cualquier lenguaje ocurre, si dejas de practicarlo se pierde. En el lenguaje del Liderazgo ocurre lo mismo, hay que ejercerlo todos los días para que ciertamente seamos líderes con Autoridad y con seguidores que nos vean como tales.

En Tatum, apreciamos como muchas empresas están tomando conciencia de ello y se preocupan de que sus organizaciones estén bien lideradas.

¿Hablamos?

1 comentarios:

FRAN dijo...

En mi opinión otro de los aspectos fundamentales para ejercer el liderazgo es la pasión. La pasión por hacer la cosas hace que nuestra motivación y por ende la manera de guiar sea de una manera de otra. El líder es el faro donde mirar no solo para guiar hacia donde ir, sino también para tener una sitio de referencia.
De esa pasión se desprende esa actitud positiva tan apreciada en los tiempos que corren. La cuestión es: ¿Podemos ponerle pasión a todo?

Publicar un comentario