Mis libros del verano: Leading outside the Lines

Este libro llega a mis manos gracias a que Anita Seidler, Cofundadora del Hub Madrid, me habló de Jon R. Katzenbach como uno de los escritores de referencia en el ámbito de liderazgo y dirección de equipos dentro del interesante proyecto Team Academy.
Team Academy es una universidad finlandesa donde no existen profesores ni exámenes, los alumnos por grupos tienen que constituir durante el primer mes de carrera una empresa, y durante el resto del tiempo hacer que está salga adelante. Todo ellos basado en conceptos de equipos autogestionados y team coaching.
Tengo que decir que el primer libro que me leí de este hombre, The wisdom of de teams, es mucho mejor que este segundo que escribe con un socio suyo llamado Zia Khan, aun así no ha sido una lectura baldía.
Se centra en hacer ver cómo en las organizaciones las estructuras formales (organigramas, departamentos, comités, etc.)  no son suficientes para poder movilizar la energía y la ilusión de los profesionales, y por tanto conseguir resultados extraordinarios. Los autores abogan por soluciones mixtas que complementes estas necesarias piezas organizativas con otras estructuras informales, no pautadas ni regidas por las mismas normas (desayunos informales, comunidades, encuentros individuales entre diferentes niveles jerárquicos, redes sociales, etc.) para poder movilizar realmente a la organización.
Uno de los puntos donde pone mucho foco es la necesidad de consensuar unos valores verdaderamente compartidos, y luego llevarlos a la práctica en forma de comportamientos realmente observables y ligados directamente al negocio (aspecto que no hacen la mayoría de las organizaciones).
El hándicap de estas herramientas informales creo que está en la dificultad de ser gestionadas por los mandos intermedios, ya que no están estructuradas y pautadas, y por ello necesitan de una gran flexibilidad, confianza y generosidad para su funcionamiento, aspectos no muy extendidos entre los jefes de nuestras empresas.
Un ejemplo muy interesante que aparece en el libro ilustrando la necesidad de integración de ambos mundos, lo formal y lo informal, es la Orquesta Orpheus que no cuenta como todas las demás con un director. No se trata de un proyecto que quiera hacer apología contra la autoridad, sino un proyecto que cree en el talento colectivo de los músicos. La orquesta que ha funcionado magníficamente, interpretando piezas muy sentidas y diferenciales (ya que cada enfoque de ellas, no es la visión de un solo artista, sino que es consensuado por todo el equipo de intérpretes), pero que debido a su éxito tuvo que crear una estructura formal (consejo, ceo, comisiones, etc.) para poder explotar su vertiente económica. Aun así esa parte formal ha bebido de los valores esenciales del proyecto y funcionan de forma muy diferente a los de una organización tradicional.
En resumen, un libro que no está mal pero del que me esperaba bastante más, ya que por un lado dedica mucho tiempo a los casos en los que han trabajado los autores, modelizando poco soluciones trasladables a otras organizaciones, y por otro lado no toca prácticamente nada las posibilidades que se abren con la web 2.0 en las organizaciones.

0 comentarios:

Publicar un comentario