El ser Multitarea y la Pérdida de Atención


Hace unos días me vino a la mente la imagen del dios Vishnú. 4 brazos es lo que necesitaba para atender las llamadas simultáneas al fijo y al móvil, contestar un correo y avanzar en la redacción de un documento.

Pero me temo que ese don para resolver varias cosas a la vez corresponde al ámbito de lo divino. Nosotros los mortales estamos obligados a atender una sola cosa al mismo tiempo.
La verdad que la noticia no puede ser más desalentadora teniendo en cuenta que vivimos en la era de la multitarea. Escuchamos una conferencia y la twitteamos, consultamos un perfil en Linkedin contestando un sms, atendemos a un compañero, sin dejar de escribir un email, el portátil se bloquea porque tenemos abiertos innumerables programas, aplicaciones, ventanas …
El exceso de información y la inmediatez dan como resultado una actividad compulsiva de la que resulta difícil desengancharse. Rodeados de múltiples y atractivas distracciones, vamos directos hacia un déficit de atención si no somos capaces de concentrarnos en una sola cosa y priorizar.

Multitud de investigaciones han demostrado que el cerebro es incapaz de realizar varias actividades al mismo tiempo y, por lo tanto, cuando se ve forzado a estar en varias cosas a la vez, reduce su capacidad y efectividad. Estudios similares muestran que, normalmente, nos cuesta de 15 a 30 minutos recuperarnos completamente de una interrupción.
Por ello las “personas multitarea” han resultado ser notablemente peores en todo aquello que podrían ser mejores: concentración, almacenamiento y organización de información (memoria) y capacidad para pasar de una actividad a otra.

Clifford Nass, profesor en la Universidad de Stanford, tan cercana a Steve Jobs y todos sus “i-nventos”, ha liderado uno de estos experimentos. Realizaron tres exámenes a cien estudiantes y descubrieron que aquellos que son permanentemente bombardeados con información electrónica no son capaces de poner atención, controlar su memoria o cambiar de un trabajo a otro con facilidad, al contrario de lo que sucede con aquellos que realizan una actividad al tiempo.

Ante este escenario algunos se ponen en lo peor como David Meyer, Profesor de la Universidad de Michigan y reconocido experto mundial en la materia. Según él nos encontramos ante "una plaga cognitiva que tiene el potencial de borrar la concentración y el pensamiento productivo de una generación entera". Otros más optimistas apuntan a un hipotético cambio evolutivo del cerebro para adaptarse a las nuevas tecnologías.

Afirmaciones apocalípticas aparte, lo que tengo claro es que en nuestra generación la mutación del adn no se ha hecho efectiva. Así que llegados a este punto nos toca poner límites: disciplina y firmeza para no desviar nuestra atención y criterio para saber discriminar la información. Estas parecen ser las claves para sobrevivir a la multitarea.

4 comentarios:

Ana Peñaranda dijo...

Natalia, ¡qué interesante el tema que tratas! Precisamente hace unos días leía un artículo relacionado con ello.

Nicholas Carr, un experto en el tema, acaba de publicar el interesantísimo libro 'Superficiales. ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes?' (Taurus).

Se pregunta si no será a causa de la multitarea digital que nuestra capacidad de concentración está disminuyendo hasta el punto de que leer artículos largos y libros se ha convertido en una ardua tarea.

En sus palabras, la multitarea digital 'nos aleja de formas de pensamiento que requieren reflexión y contemplación, nos convierte en seres más eficientes procesando información, pero menos capaces para profundizar en esa información', lo que según él, 'no sólo nos deshumaniza un poco, sino que nos uniformiza'.

Otros libros suyos, siempre polémicos: 'El gran interruptor. El mundo en Red, de Edison a Google' y 'Las tecnologías de la información. ¿Son realmente una ventaja competitiva?'.

Byron Stanford dijo...

Hola Natalia, que coincidencia que hoy acabo de publicar un post en mi blog hablando de la falta de atención causada por las nuevas tecnologías y cómo afecta a cómo hay que diseñar una presentación y justo después encuentro este post.

Enlazando una cosa con la otra sólo quería decir que creo que tendremos que cambiar el diseño de las cosas que requieren nuesta atención a algo más acorde al mundo que han creado estas nuevas tecnologías.

Un saludo

Ferchik dijo...

Lo mismo señala John J. Medina en su libro "Brain Rules": El Cerebro del ser humano está hecho para trabajar de manera secuencial, no es multitarea.
Sería interesante empezar a incorporar estos conceptos en la gestión de personas y proyectos, pues tradicionalmente se cree que mientras más tareas en paralelo, más se avanza. Sin embargo, esto no siempre es así.
Interesante tema!
Saludos.
Ferchik.

JulieS dijo...

Hola a todos, casualmente llegué a esta publicación como parte de mi costumbre de estar "clickeando" en cuanto Link me parece interesante y en ocasiones abro tantos documentos que termino por leer a medias cada uno (este no fue el caso) y estoy muy de acuerdo en la reducción de la efectividad en los procesos o en el incremento del tiempo para lograr buenos resultados cuando caemos en continuas distracciones.

Debo anotar que este interesante articulo, me cae como anillo ahora que tengo tanto trabajo, me permito tweetearlo para mis amigos, a quienes con seguridad les será de utilidad la información. Gracias

Saludos

Publicar un comentario