¿Lideramos como en el siglo XIX?

Me gustaría hacer una reflexión con todos vosotros. ¿No os da la sensación que en algunas empresas se sigue liderando como en el siglo XIX?
El otro día al hacer la compra en el supermercado vi como a un reponedor de mercancía se le caía una caja de botes de espárragos que llevaba en el transpalet por esquivar a un niño que corría por los pasillos. La verdad es que solo se le rompieron un par de ellos  pero su jefe al verlo le echo una bronca monumental delante de todos nosotros. El reponedor avergonzado miro al suelo con cara de resignación y pidió perdón. Su responsable no le dio pie ni siquiera a explicarse.
Con esto quiero decir que algunos líderes no se dan cuenta que tienen que evolucionar en la forma en la que dirigen con sus personas. Siguen con los malos hábitos de siempre, estresados y generando estrés en sus equipos, desmotivando con sus formas y abusando de su poder.
Las organizaciones que los sufren tiene que despertar porque esta manera de dirigir, y las personas que dirigen así, son un lastre para el desarrollo de la compañía ya que generan una continúa desmotivación e impotencia en el equipo y un incesante deseo de venganza.  Si nuestras personas no están satisfechas, es muy difícil que nuestros clientes lo estén. ¡¡¡Así no se pueden conseguir los objetivos de negocio marcados¡¡¡
Por otro lado, esta manera de dirigir no puede convivir con otras, pensando en las personas y en el equipo, objetivas y motivadoras. Cuesta mucho y conlleva mucho trabajo motivar y comprometer a un equipo para que funcione correctamente, para que en un segundo un mando intermedio o un alto directivo obsoleto lo eche todo a perder con alguna práctica irregular.
Hay una frase de Dwight Eisenhower sobre liderazgo que dice “El liderazgo es el arte de conseguir que otra persona haga algo que quieres hacer porque quiere hacerlo". Esta frase nos debería hacer reflexionar sobre la manera de dirigir ya que desde mi punto de vista tenemos que evolucionar y liderar acorde con los tiempos que vivimos en los que se está abogando por el respeto, el compromiso, la conciliación de la vida personal y profesional, etc.  ¿Pensáis así?

0 comentarios:

Publicar un comentario