¿De quién depende la felicidad en el trabajo?

Siempre he pensado que según vas cumpliendo años, es más complicado ser feliz, porque nosotros mismos nos vamos complicando cada vez más la vida. Puede que sea porque cada vez vamos teniendo más obligaciones, más necesidades, porque hay crisis, los hijos, el cole, el sueldo que no llega, el poco tiempo que tenemos para dedicarle a la familia, sobre todo cuando tanto la mujer como el marido trabajan y los niños empiezan a crecer aprendiendo rumano, chino o inglés con la señora que los cuida día a día (benditas señoras, qué haríamos sin ellas).

Pero tengo clara una cosa. En el trabajo pasamos como mínimo 8 horas al día, durante 5 días a la semana. Es decir, una gran parte de nuestra vida ¿Nos podemos permitir vivir amargados todo ese tiempo? ¿Cómo llegamos a casa después de pasar cabreados casi todo un día? ¿Cómo nos sentimos por dentro? Y si encima fuera del trabajo tu vida tampoco es que sea la chispa de la felicidad ... ¿qué clase de vida tienes? A veces pienso que mucha gente no es feliz fuera del trabajo (porque no aguanta a su mujer o marido, porque él/ella no quería tener hijos y tienen muchos, porque no tiene dinero... yo que sé) y al llegar cabreados ya por la mañana el día se les va haciendo una bola de negatividad o que realmente su trabajo es lo peor para ellos y se les va haciendo una bola hasta llegar a su casa.

Pero ... ¿cómo se sienten las personas que trabajan rodeadas de gente negativa? Personas que se pasan el día sentadas enfrente de un compañero o jefe eternamente amargado; que no habla; que no las mira; que sólo hace comentarios nefastos sobre cualquier tema. Buff … ¿Acaso tenemos la culpa de lo que a ese jefe o compañero le ronde por la cabeza? No podemos sentirnos culpables de su infelicidad y es injusto sufrirla diariamente ¿Por qué no arreglan sus temas personales o por qué no se atreven a dejar su trabajo que tan infelices les hace y nos dejan a los demás trabajar felices?

Cuántas preguntas. Entretanto ... intentemos que nuestra vida no se vea afectada y sobre todo no perdamos la sonrisa, que creo que es la mejor defensa.

0 comentarios:

Publicar un comentario