Seduciendo el talento

En el año 2570 AC se terminó la Gran Pirámide de Keops, edificio que hasta el siglo XVIII ha sido el más alto del mundo. Para su construcción, a diferencia de lo que cuenta el cine, se utilizaron a los mejores profesionales de la época, y se les trató como a tales: a todos ellos se les dio alojamiento y manutención durante la obra, además a sus familias se les pagaba la comida y la educación de los hijos, e incluso disponían de días vacaciones pagados e incentivos semanales por productividad.
 
La utilización de estas medidas hace más de 4500 años no fue una casualidad, ni provocado por la insolación del jefe de obra, sin duda se pensaron para conseguir que los mejores quisieran trabajar en tan ambiciosa y complicada empresa. Los proyectos de nuestras organizaciones, sin ser tan faraónicos, demandan de igual forma a los mejores profesionales, vinculados y motivados para poder conseguir los objetivos que perseguimos. Además hay que a tener en cuenta que diversas investigaciones demuestran que existe una correlación positiva entre satisfacción de empleados y satisfacción del cliente. No podemos permitirnos el lujo de tener personas insatisfechas en su trabajo, ya que la insatisfacción de los empleados redunda directamente en la cuenta de resultados de muchas maneras, y también en forma de clientes enfadados.

La relación de los empleados con sus empresas ha evolucionado sustancialmente. Ya no sólo se busca un salario adecuado acorde al trabajo desarrollado, sino un lugar donde desarrollarse plenamente. Los mejores profesionales tienen permanentemente posibilidades de cambio, incluso en tiempos de crisis. Por eso, ni si quiera en los tiempos de corren podemos obviar este tema, es más, debemos eliminar de nuestro vocabulario el concepto de “retener el talento”. A los mejores no se les puede mantener a la fuerza, es necesario enamorarles, seducirles, porque no es lo mismo estar en un sitio de donde no nos podemos ir, que estar en el lugar donde queremos estar. Y si algo hemos olvidado durante esta crisis ha sido esto.

0 comentarios:

Publicar un comentario